Floralis Genérica de Buenos Aires, creada inspirada en abejas, picaflores y mariposas

Publicado el Por Laura Vaillard

Generalmente las flores no me seducen ni me cautivan.

Sin embargo, el arquitecto Eduardo Catalano logró lo imposible con su Floralis Genérica, una flor de aluminio y acero inoxidable de 21 metros de alto y 18 toneladas programada para que abrir sus pétalos en la mañana con los primeros rayos del sol y cerrarlos de noche con la llegada de la luna.

La flor «es una síntesis de todas las flores y es a la vez una esperanza que renace cada día al abrirse,» dijo Catalano alguna vez.

Actualmente, los que observan esta obra plantada en la Plaza de las Naciones Unidas junto a la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, ven una flor genérica como la que imaginan las abejas, picaflores y mariposas al buscar el polen.

Al ser tan genérica y tan única a la vez, Floralis Genérica logra seducir a su espectador con tanta originalidad.

La “Flor Gigante”, como la llaman los argentinos, es un increíble proyecto de ingeniería; un grandioso reto arquitectónico; una obra de arte que ha cambiado la fachada de la Avenida Figueroa Alcorta de Buenos Aires para siempre.

Seguime en:

Vida Surrealista de Un Viajante Sin Guía

Deja una respuesta