Oda a Caracas

Escrito por: Laura Vaillard

Escribí este poema para celebrar los hermosos años que me regaló esta preciosa ciudad.

Cuando uno llega a Caracas
Encuentra un cielo invertido,
Montanas y valles estrellados
Apaciguantes y dormidos.

Angostas serpientes asfaltadas
Se contornean por sus relieves
Mientras el sol doma el Ávila
Dorando uno a uno sus pliegues.

Rayos de oro cubren Caracas
Tiñéndola de intenso color.
En el centro, arco iris de sombrillas
Y en el este, su verde pulmón.

Alaridos fuertes de cornetas,
Cañonazos gritan sin control,
Sin lograr enmudecer la belleza
De esta imponente ciudad norteña.

Costas de topacio ondulante
Acarician su áspera blancura.
Se enojan y cambian su estética
Esculpiendo y torneando sus curvas.

Aun desfilan los arañazos
De sus disputas con el cielo gris.
Acentuando así más su rudeza
Tan salvaje y a la vez sutil.

Sus sensuales curvas te atrapan
Mientras te embriaga su energía.
Inadvertidamente te conquista
Y te enamoras por el resto de tu vida.

 

Enviar comentario