Maracaibo brilla para la Feria de la Chinita

Foto por Antonio Cuauro Maracaibo es la segunda cuidad más importante de Venezuela, situada en el estado de Zulia, en el límite con Colombia. A pesar de estar dentro del territorio Venezolano, parece un país aparte, con leyes, idioma y cultura propia.

Allí la ley Guajira rige sobre las leyes Bolivarianas, sus habitantes hablan “maracucho” y no realmente español, y siguen tradiciones que se celebran únicamente en esta región.

En Noviembre, los maracuchos honran a la patrona de su cuidad, La Virgen de Chiquinquirá (o Virgen de la Chinita) con una celebración de varias semanas donde sacan a relucir todas las características del pueblo zuliano.

Los marabinos inician el festejo de la Feria de la Chinita con el encendido de las luces de los adornos navideños que iluminan la Avenida Bella Vista hasta los primeros días de enero, y la continúan con novilladas y corridas de toros en la Plaza de Toros Monumental de Maracaibo.

Por estas fechas, es imposible pasear por Maracaibo en silencio, ya que desde todos los rincones de la ciudad suenan las gaitas a través de potentes parlantes que te llaman a bailar y a comenzar la parranda al ritmo de tradicionales instrumentos gaiteros como el furro, las maracas, el cuatro, la charrasca y la tambora.

La Feria culmina con el Amanecer Gaitero, donde los zulianos bailan hasta el amanecer al son de diversos grupos de gaita.

“Nuestra gaita ha estado caracterizada siempre por la frescura de su música y la agilidad mental de sus intérpretes”, dijo “Junior” Narváez en un artículo en NuestraGaita.com. Este espíritu espontáneo y fiestero permanece vivo entre los zulianos. Basta viajar a Maracaibo durante estas fechas para presenciar en carne propia el espíritu del maracucho.

 

Enviar comentario