Navidad en Argentina: Tradición única en cada casa

Publicado el Por Laura Vaillard

Argentina es una tierra de inmigrantes, donde cada familia intenta conservar las tradiciones de sus antepasados. Por lo cual, a comparación de México, aquí las celebraciones de navidad varían mucho de una familia a la otra, y existen pocas costumbres comunes para todos los argentinos.

El 8 de diciembre, la mayoría de los argentinos cristianos celebran el día de la Inmaculada Concepción armando el arbolito y decorando sus casas con motivos navideños.

Los argentinos más religiosos y practicantes, también arman el pesebre debajo del árbol que terminan de completar en noche buena colocando al niño Jesús en su cuna.

El día de la Virgen marca el inicio de la época navideña, y de ahí en más cada familia comienza a festejar a su manera.

Las navidades no se celebran en silencio, sin embargo, existen muy pocas familias argentinas que acompañan el espíritu navideño con villancicos. La mayoría prefiere hacer brillar el orgullo patrio con algún CD de folklore, u opta por los grupos favoritos de la familia.

Aunque a decir verdad, generalmente hay tantos comensales en la mesa navideña que la música rápidamente pasa a un segundo plano y se vuelve casi inaudible detrás del fuerte bullicio característico de los reencuentros familiares.

Como en muchos otros países, en noche buena la mesa rebosa de comida. Sin embargo, como en Argentina hace calor, abundan los platos fríos como la ensalada rusa, mayonesa de ave, vitel toné y de postre: helado, ensalada de fruta, mouse helada, nueces, turrones, garrapiñadas y pan dulce.

Aquellos con familia más numerosas también, suelen preparar pollo, cerdo o chivito a la parrilla como plato principal.

A las doce de la noche, en algunas casas suenan las campanas de una iglesia lejana, en otras escuchan el conteo por televisión, mientras que en otras los cohetes de las casas vecinas los advierten de la llegada de la media noche. Sin importar cómo se enteran, a esta hora todos levantan la copa en honor al niño Jesús, hacen el brindis, se besan se abrazan, y…

Hay quienes siguen disfrutando de la buena comida y esperan para abrir los regalos al día siguiendo, mientras que otros salen corriendo a buscar los regalos debajo del árbol ni bien terminan de brindar.

Las tradiciones y las costumbres cambian y cada familia lo vive de una manera diferente, sin embargo la esencia es la misma: celebrar la llegada del Niño Jesús.

Seguime en:

lvaillard

Vida Surrealista de Un Viajante Sin Guía

Deja una respuesta