Comunidades de SIDA en Swazilandia, Africa

Carlo Capua (Toluca, México / USA)

(traducido por Laura Vaillard (original version)

Desde el día que llegué, las personas de Swazilandia me recibieron estirando una alfombra roja frente mío. Tenía una agenda apretada, y tomando en cuenta el tiempo y los recursos, me regresé con la sensación de que había conseguido todo lo que hubiese podido.

 

Viví muchos momentos que abrieron mi mente, comenzando con mi primera visita a una verdadera iglesia africana. Mi amigo y anfitrión Bongani, me había hablado mucho de esta iglesia. Estaba en el medio de la zona rural. Tenía aproximadamente 30 miembros, y todos los sermones y rezos eran en siSwati. Yo sentía que titubeaba si invitarme o no, pero lo convencí diciéndoleque tenía muchas ganas de ir y tomar algunas fotos.

 

Después de caminar media milla (casi dos kilómetros) por la montaña (él no estaba bromeando) arribamos a una modesta carpa blanca, donde se encontraban unas 15 personas. Le pregunté a Bongami por qué no habían venido los otros devotos. “No tienen ropa ni comida en este momento,” me dijo.

 

Es realmente triste que mientras muchas personas sufren por falta de comida, otros se están muriendo por ingerir comida en exceso. Lo que realmente me mata es que con el nivel de crecimiento actual, en los próximos 5 años 4 de cada 10 adultos en EEUU serán obesos, mientras que 2.6 millones de personas continuarán muriéndose de hambre el África.
 

La experiencia más memorable fue durante mi visita a una comunidad de la zona rural de Swazilandia. El grupo de ex-alumnos de Mbabane GAP y yo fuimos a profundizar nuestros conocimientos sobre hogares encabezados por niños. Como muchas veces en el HIV (no siempre) es transferido de madre a hijo, existen comunidades enteras de niños huérfanos cuyos padres murieron como consecuencia del HIV.

 

Fuimos a visitar a una chica llamada Cassandra. Una frágil niña de 18 años: tenía una hermosa sonrisa y un espíritu cálido que jamás olvidaré.

 

Cassandra fue víctima de su propia cultura. En Swazilandia, existe una idea equivocada, principalmente en algunas zonas rurales, de que tener sexo con una virgen puede ayudar a curarte el HIV o SIDA. Consecuentemente, un día uno de sus familiares más grandes la violó con la esperanza de curar su propia enfermedad.

 

Después de que Cassandra contrajo la enfermedad, su salud comenzó a deteriorarse. Cuando la fui a visitar estaba postrada en la cama. Y a pesar de que no habló mucho, el simple hecho de recibirnos en su casa, en su vida, por un momento…fue conmovedor. Prometí volver a visitarla el año siguiente.

 

Dos semanas más tarde, murió.

 

Sobre Carlo Capua y Sister Cities International

 

Viajé a África con Sister Cities Internacional (Ciudades Hermanas) como parte de un nuevo programa entre Fort Worth y nuestro nuevo socio Mbabane, Swaziland. Fui con el objetivo de investigar el lugar para comenzar un programa de intercambio con nuevos jóvenes profesionales. Durante mi viaje visité pacientes con HIV y niños huérfanos, y generé interés sobre la relación entre Sister Cities y Mbabane a través de los medios de comunicación y visitas con el City Council.

 

En Junio 2008 lideraré un grupo de jóvenes alumni para desarrollar proyectos y generar comprensión entre los estudiantes de ambos países con el objetivo de mejorar la colaboración entre Fort Worth y Mbabane, y generar oportunidades de intercambio cultural y amistad entre estudiantes.

Seguime en:

Facebook: Vida Surrealista de Un Viajante Sin Guía

Pin It on Pinterest