La mina de sal de Nemocón, Colombia

Texto y fotos: Laura Vaillard

En una mina, uno se siente oprimido, encerrado, claustrofóbico… Sin embargo, al ingresar a una mina de sal, uno siente que los pulmones se abren, que su capacidad aumenta y que reciben más oxígeno que en el exterior.

En Nemocón, los zipas se dedicaron a explotar estas minas desde tiempos antes de la conquista; convertían el mineral en salmuera y lo conservaban en vasijas de arcilla cocida que transportaban hasta su aldea, donde hacían evaporar el agua para poder romper las vasijas, retirar la sal y así poder comercializarla a poblaciones vecinas.  En esta región, no sólo explotaban la sal, sino que también tenían importantes cultivos de maíz, papa y nabos.

Según la página Colombia.com“Nemocón significa “Lamento de guerrero”, atribuido a los zipas porque era su sitio de reunión y en él deploraban con llanto y gritos la derrota o la muerte de sus jefes.”

Hasta los primeros años de la conquista los zipas vivieron sobre el valle, alrededor de la salina hasta julio de 1600 cuando el oidor de la Real Audiencia, don Luis Enríquez, y el escribano Rodrigo Vergara, los obligó a trasladarse a la planicie y loteó la región.

Esas minas siguieron siendo explotadas, hasta el día de hoy, aunque cada vez con métodos más modernos.

La mina de sal de Nemocón se encuentra a unos 65 kilómetros de Bogotá, en un pueblo de aproximadamente 11.000 habitantes.

Al traspasar la puerta de entrada a la mina de 3 metros, uno se sumerge en un mundo surreal con cataratas de sal congeladas en el tiempo que cuelgan sobre las cabezas de los visitantes, y estalagmitas y estalactitas de las formas más diversas que representaban vírgenes, ángeles y monstruos.

 

Cómo llegar desde Bogotá: Fuente: Diario adn.co

En el portal de la 170 tome un transporte hasta Zipaquirá. Allí un colectivo rumbo a Nemocón y este lo dejará a una cuadra de la Mina de Sal.

En carro: 

– Autopista norte, La Caro, Puente del Común. Cajicá, Zipaquirá, cruce La Paz vía Ubaté (por las dos estaciones de servicio de combustible 14 km) directo a Nemocón.

– Bogotá, autopista Norte vía Briceño, Parque Jaime Duque giro a la izquierda vía Zipaquirá Ubaté, cruce La Paz a la derecha (por las dos estaciones de combustible) director a Nemocón.

Horario: 9:00 a.m. a 5:00 p.m.

Costos: $ 18.000 adulto. Niño de 4 a 12 años o mayores de 60 años $ 10.000. Menores de 4 años no cancelan. (precio 2015 – antes de ir, consultar por las tarifas actualizadas.)

De las propiedades de la sal… desinflama, descongestiona, mejora las vías respiratorias, energiza, recarga, magnetiza, en resumen una haloterapia (terapia de sal) que logrará el turista con el tránsito, ya que respirará  y tendrá contacto directo con este mineral.

Pin It on Pinterest