Cabaña las Lilas: un mimo al que te podés acostumbrar

Posted On By Laura Vaillard

Por: Laura Vaillard

cabaña las lilas 2

¿Qué es lo que hace que Cabaña las Lilas sea tan renombrado entre los expertos culinarios? ¿Qué convierte a este restaurante especializado en carnes que fue inaugurado en 1997 en uno de los lugares favoritos de los extranjeros y muchos argentinos? ¿Qué lo hace tan especial?

Para responder a estas preguntas, los dueños amablemente nos abrieron las puertas para que vayamos a degustar el menú y juzguemos por nosotros mismos. Tras el primer bocado nos dimos cuenta que el miedo no está en si te va a gustar la comida, pero en que te puedas acostumbrar.

Desde el primer momento nos hicieron sentir especiales ya que el trato de todos es muy cordial y amigable. Como un buen amigo, apenas nos sentamos a la mesa anos sirvieron una entrada fría que incluía salmón, berenjenas asadas, tomate asado con muzzarela, embutidos y panes saborizados, para que comencemos a disfrutar de la comida aún antes de realizar nuestro pedido.

cabaña las lilas 1De entrada, pedimos una provoleta que vino en su punto justo: perfectamente especiada, crocante por fuera y suave por dentro.

Para el primer plato, seguimos las recomendaciones de la casa y ordenamos ojo de bife con verduras asadas y salón acompañado de champiñones. A pesar de que el restaurante es conocido por su carne, y hay quienes afirman que tiene los mejores cortes del país, su carta de pescados no se queda atrás. ¡Es más, para la próxima sería muy difícil saber cuál de los dos platos debería repetir!

En un momento titubeamos si debíamos pedir postre o no. Pero la gula nos venció; no estábamos preparados para ponerle fin al deleite culinario. Por eso, decidimos seguir otra de las recomendaciones de la casa y pedimos el Festival: una degustación de los postres más destacados de la casa que incluye tiramisú, bownie, flan con dulce de leche, budín de limón y mi favorito, helado de crema con un natural jarabe de frutos rojos, adornado con arte de caramelo.

Aunque esa torre de caramelo no se parece a la que inspiró a Sui Generis, luego de pasar una velada en un ambiente tan cordial, tranquilo, cómodo y familiar, quiero seguir comiendo así todos los demás días de mi vida. Es verdad que los precios son elevados, y se escapan un poco de mi realidad para que pueda convertirse en una salida cotidiana, pero definitivamente es un lugar que vale la pena para darse un mimo de vez en cuando ya que conozco pocos lugares donde la comida, el servicio y el ambiente se llevan todos 5 estrellas.

cabaña las lilas 3

cabaña las lilas 4
Mi sonrisa habla por sí sola. Salud!

Dónde está ubicado:

Av. Alicia Moreau de Justo 516

Puerto Madero, Buenos Aires, Argentina

4313-1336

restaurant@restlaslilas.com.ar

http://www.laslilas.com/restaurant.html

3 thoughts on “Cabaña las Lilas: un mimo al que te podés acostumbrar”

Deja un comentario