Que marche un judío así los chicos pueden ver uno

“Marche un judío, mándenme un judío así los chicos pueden ver uno”, expresa Gerardo Romano mientras interpreta a Emanuel Goldfarb, un judío que se burla de la invitación de un profesor de Ciencias Sociales de la escuela secundaria quien lo invita para que sus alumnos conozcan a un judío algo anómalo en Alemania post guerra.

Se trata de un unipersonal basado en un libro que lleva el mismo nombre de la obra, “Un judío común y corriente” escrito por Charles Lewinsky, un judío y exitoso dramaturgo y director, nacido en Zurich, Suiza, el 14 de abril de 1946.

Tal como indica la sinopsis, la puesta gira en torno a la problemática de los judíos que viven fuera de Israel, así como el peso psicológico de las consecuencias del nazismo y la identidad judía.

Si bien por momentos cae en lugares comunes, también tiene momentos muy fuertes y distintos como cuando explica lo que significa para los judíos mirar fotografías de sus familiares, en comparación a aquellas personas que no tienen ninguna conexión con el holocausto, por ejemplo.

Tal como indica Daniel Gaguine, “La claridad del lenguaje es fundamental para la comprensión de una dramaturgia rica en matices, con dosis justas de pasión enmarcadas en una voz media y medida. Que se quiebra ante el dolor de lo inexplicable pero que es enérgica en los valores y argumentaciones que sostiene a través del tiempo”. Es destacable el trabajo de Gerardo Romano, quien mantiene la atención del espectador durante casi una hora y media de soliloquio.

Por otro lado, Mario Czmerinski, del Periódico Judío Independiente, destaca que existen incongruencias sobre cómo se prepara para rezar y cómo lo haría un judío verdadero.

“Un judío común y corriente” es una obra interesante, pero también controversial, como toda aquella pieza que intenta rendir homenaje a los miembros de esta colectividad. Es difícil agradar a todos, pero por lo menos es una obra agradable que te deja pensando y con ganas de dialogar.

 

 

Un judío común y corriente

Con Gerardo Romano. De Charles Lewinsky. Versión en español de Lázaro Droznes. Dirección: Manuel González Gil.

Maipo Kabaret – Esmeralda 443 – CABA

Funciones: Jueves a sábado a las 20 y domingos a las 19.

Localidades: $ 250.- y $ 300.-

 

Deja una respuesta