Microgap, la nueva forma de viajar, ¿o de vivir?

¿Quién no fantaseó alguna vez con tomarse un año sabático (o más) recorriendo el mundo? Hasta hace pocos años, el sueño de viajar de mochilero implicaba dejarlo todo: renunciar al trabajo, rematar los muebles del departamento, despedirse de los amigos y de la familia. Con temor debido al posible impacto de un año de freno en la carrera profesional y frente a las restricciones económicas, el microgap se impone como una nueva forma de viajar entre los millennials que quieren explorar el mundo pero en menor tiempo y con fondos limitados.

Este concepto hace referencia a viajes sabáticos por pequeños períodos de tiempo, que van desde semanas hasta meses por regiones que pueden incluir destinos locales o recorrer mayores distancias para visitar a otros continentes; y toma impulso con las nuevas modalidades de trabajo flexible que permiten trabajar desde cualquier parte del mundo.

Estudios indican que el 58% de los millennials quiere más flexibilidad para viajar y esto es posible porque ya no es necesario estar todo el día en una oficina: basta con una buena conexión a internet y una computadora portátil para programar el trabajo en función de los viajes.

Un microgap puede incluir un viaje al interior del país, por los bosques de la Patagonia, la montaña en Mendoza o la gran Ciudad de Buenos Aires; unos meses de recorrida por Latinoamérica o Estados Unidos; o “cruzar el charco” para conocer Europa o Asia. Las posibilidades son múltiples y para cada tipo de viajero si se viaja con la mente abierta y con flexibilidad para adaptarse a otras culturas.

Para esta nueva forma de trabajar, o de vivir, empiezan a surgir alternativas como Selina, una comunidad global de destinos boutique que facilita el estilo de vida nómade y de las nuevas generaciones de viajeros. En la actualidad, la marca está presente en 12 países en el Caribe, América Latina y Europa, con planes de expansión en Estados Unidos. Las opciones para los viajeros van desde 10 usd hasta 100 usd por noche, precios que varían según el tipo de habitación, la demanda y la temporada.

Para realizar este tipo de viajes, es muy importante contar con una planificación que incluya: fijar un presupuesto, elegir el o los destinos que se desea visitar y encontrar el alojamiento que se adapte al tipo de viaje que se quiera hacer.

Colaboración de Fernando Bigio, Head of Country – Argentina de Selina y Mazalán

Enviar comentario