Barcelona, donde el surrealismo toma vida

Barcelona, donde el surrealismo toma vida

Por: Laura Vaillard Cuando visité Barcelona, España por primera vez, no podía creer lo que estaba viendo. Me parecía increíble que una persona como Antoni Gaudí hubiera podido, idear mundos tan fantásticos y que además haya conseguido los medios y la valentía para convertirlos en realidad. Recorrer Barcelona es pasear por la mente de uno de los artistas más maravillosos que han existido sea por el Parque Güell y su palacio, situados en el monte Montjuic, La Casa Milà, la Casa Batlló, la Casa Vicens o Sagrada Familia. Cada una de estas construcciones es un sinónimo de creatividad, color y proeza arquitectónica, algo que difícilmente se encuentra en otro lugar del planeta. Aunque mi fascinación se centra en Gaudí, esta ciudad española con más de 1,6 millones de habitantes también guarda increíbles tesoros a nivel cultural con cientos de museos, muestras de arte, obras de teatro clásicas y contemporáneas, por ejemplo. Por si fuera poco, también tiene la famosa Rambla, un escenario y vidriera de artistas que desemboca en el Puerto de Barcelona sobre el Mar Mediterráneo y el Barça, uno de los clubes de fútbol más populares del mundo donde juega Lionel Messi. En fin, es una ciudad maravillosa, una excusa perfecta para cualquier viaje sea por negocios o placer. Y si todavía no los convencí, espero que las fotos de Agustina Falibene sí lo hagan. La herencia de Gaudí La Sagrada Familia Las calles de Barcelona El puerto Fotos: Agustina Falibene (Argentina/...
Andalucía, donde el azulejo es protagonista

Andalucía, donde el azulejo es protagonista

Por: Laura Vaillard Me acuerdo que hace muchos años publiqué una serie de entrevistas a Vicente Pessoa, un artista plástico brasilero que trabaja con azulejos, no en su soporte cerámico, sino en sus propiedades gráficas; lo que éstos representan. En aquella entrevista, allá por 2008, Pessoa me comentaba que estaba “desarrollando un proyecto para comercializar los azulejos a través de Internet”. “Estoy una invitación de alguien que quiera jugar con azulejos”, continuaba ilusionado. Confieso que no seguí su trabajo para ver si efectivamente logró concretar su proyecto (prometo volver a contactarlo). Sin embargo, si admito que sus palabras me vinieron a la mente mientras caminaba por las calles de Granada y Córdoba, en Andalucía al sur de España. Allí parecían utilizar azulejos en cada oportunidad posible: para promocionar el nombre de un bar, anunciar el nombre de una calle, decorar el exterior de una casa, un patio o una fuente o incluso para rendirle homenaje a una virgen. Aunque estos azulejos son más explícitos que los de Pessoa y no juegan con la posición del mismo para crear una infinidad de figuras como lo hacía él creo que le gustaría ver que existe una ciudad donde los azulejos son el centro de atención. Azulejos de Granada Artículos relacionados: Vicente Pessoa, innovación brasilera Vicene Pessoa, um cara legal Vicente Pessoa, trabaja sin trabajar Grafitis en Granada y Córdoba El surrealismo del trekking en sandalias La Alhambra deslumbra con su belleza...
Granada, una ciudad que no acepta la indiferencia

Granada, una ciudad que no acepta la indiferencia

Por: Laura Vaillard Granada es una ciudad de estudiantes, artistas, hippies, cultura. Es una ciudad con muchísima historia ya que fue la cuna de importantes momentos y hasta fue la capital del Reino castellano de Granada en el siglo XI. Allí se encuentran la Alhambra, el jardín del Generalide y el barrio el Albaycin, todos declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1994. Tanto sus monumentos históricos como su cercanía a La Alpujarra (un importante centro de esquí) y la Costa Tropical (una popular zona de playas en la costa meridional), la convierten en uno de los principales centros turísticos de España. Por si fuera poco, la Universidad de Granada es la cuarta universidad más concurrida del país y una de las más populares para el programa de intercambio universitario ERASMUS. Es una ciudad muy variada con atractivos para todos los gustos. Como les comenté en un artículo anterior, es una ciudad que no acepta la indiferencia: la amas o la odias. Es cuestión de visitarla para decidir de qué lado estas. Recomendaciones ¿Cuánto tiempo debería quedarme en Granada? Lo ideal es quedarse un día y medio. Ahora si les gustan las montañas les recomiendo alargar su estadía un par de días más porque Granada tiene unas montañas increíbles tanto para senderismo como escalada en roca. Así que, como les dije antes, si les gusta la montaña, no se olviden los zapatos de trekking y la ropa deportiva. Si están por ahí les recomiendo contactar a Wayne Hurst, un inglés de Manchester muy amable y divertido que hace años que vive en la zona y conoce muy...
El postre en honor al Papa

El postre en honor al Papa

Por: Laura Vaillard Me habían dicho que no podía irme de Granada sin probar el pionono. Pero ¿qué tan diferente sería del pionono (arrollado) que comemos en argentina? Como estaba de vacaciones y no tenía mucho que hacer, me acerqué a una de las panaderías más típicas de la ciudad y pedí un pionono, un bizcocho relleno con crema pastelera y almíbar con canela. Para prepararlo, se estira la masa de pionono y se cubre con crema. Luego se enrolla como si estuviéramos haciendo sushi y se corta en pequeños trozos. A continuación se embebe en un almíbar de canela por varios minutos, se extrae y se coloca sobre una bandeja, se lo corona con nata, azúcar y canela y se flamean para darle el color caramelo que lo caracteriza. Pero, ¿por qué se llama así? Se dice que Ceferino Islas, uno de los fundadores de la famosa panadería Casa Isla, decidió crear un postre en honor al papa Pio IX (conocido como Pio Nono por su pronunciación en italiano). Por si fuera poco, el pastelito simboliza la figura papal: un cono cilíndrico con una capa blanca que representa la sotana, y está cubierto por nata flameada que simboliza el solideo papal. Se trata de un postre pequeño pero contundente apto, únicamente, para el paladar dulce. Les recomiendo dosificarlo para no empalagarse.   Ahora me pregunto, ¿algún argentino se animará a idear un postre el honor al Papa Francisco? Por qué se llama pionono: [youtube=http://www.youtube.com/watch?v=P7VQ03tGiLI&w=420&h=315] Cómo se fabrica:...
El Beneficio, el rincón donde sobrevive la utopía de los años 60

El Beneficio, el rincón donde sobrevive la utopía de los años 60

Por: Laura Vaillard Granada es una de esas ciudades enemigas de la indiferencia: o la amas, o la odias. Aunque la mayor parte de los que la visita se encuentran en el primer grupo. Incluso, cuando uno recorre la ciudad y habla con los “locales” descubre que muchos de ellos en realidad son turistas permanentes. Es decir, personas que llegaron a Granada de vacaciones y nunca más se fueron. Ese es el caso de Nick, un inglés que se autodenomina “nativo de Sacromonte” (dice que nació para vivir allí), y hoy se dedica a ofrecer tours en la ciudad. La historia de Mustafa, es similar. Sólo que él viajó desde Marruecos para estudiar ingeniería y optó por quedarse en la ciudad vendiendo artesanías a los turistas. Cuando uno recorre la ciudad también le llama la atención la gran cantidad de hippies. Aunque no les saqué fotos (por alguna razón me dio vergüenza “invadirlos” con mi lente), uno los encuentra por todos los rincones de la ciudad. Durante el free tour* que realicé la primera noche con Alessia Garavelli, ella nos contó que esto se debe a que Granada es una ciudad hippie friendly. Es decir que el gobierno de la ciudad les permite vivir allí y realizar sus actividades (artesanías, arte y música) sin pagar impuestos, mientras que ellos acepten vivir en una zona marginada de la ciudad sin luz ni agua potable. A través del artículo “La comuna hippie de la Alpujarra granadina cumple su primer cuarto de siglo” publicado en el diario El Mundo de España, descubrí que esta comunidad está compuesta por alrededor de 300 personas de diferentes nacionalidades...
Córdoba: un hombre enamorado que regala flores

Córdoba: un hombre enamorado que regala flores

FOTO DE VIERNES Por: Laura Vaillard En mayo, la ciudad de Córdoba es como un hombre enamorado y regala flores a todos sus habitantes y turistas. Durante los primeros días de mayo los cuidadores de Córdoba (como se autodenominan las personas que cultivan sus flores durante todo el año) abren sus casas para exhibir sus tesoros a todas las personas que estén en la ciudad. Debido al clima seco y caluroso de esta ciudad de Andalucía al sur de España, el patio de la casa, es el corazón de la vivienda; el rincón más importante que contribuye a templar el ambiente con sus fuentes de agua y abundante vegetación. La atención que le dedican a este espacio es proporcional a su importancia. Por esta razón, desde 1921, el Ayuntamiento de la ciudad organiza el “Concurso de Los Patios de Córdoba” las primeras semanas de mayo para premiar los más hermosos, mejor cuidados y floridos patios. Especificaciones: Fuente: Patios de Córdoba Para adquirir tus entradas gratuitas, accede a la página web entradaspatioscordoba.com. “Seleccione día, número de pases, franja horaria de la visita y una de las seis zonas de patios. Introduzca su email, código postal y lugar de procedencia. Una vez hecha la reserva puede descargar las entradas, que incluyen un código QR. Se recomienda imprimirlas. También le llegará a su email. A continuación, le ofrecen adquirir un ‘ebook’ sobre los patios, que cuesta 5 euros”. (info tomada de la página web de los Patios de Córdoba en Mayo de...
Córdoba: la ciudad de la herencia cultural

Córdoba: la ciudad de la herencia cultural

Por: Laura Vaillard Córdoba, al sur de España, es una ciudad para perderse, y más si vas en mayo durante el  «Festival de los Patios», cuando las personas abren sus casas para mostrar esas flores que estuvieron cuidando y cultivando durante todo el año. Es un momento muy especial porque toda la cuidad parece una florería. Explosiones de perfumes y color sorprenden al caminante desprevenido en cada rincón. Cuando me bajé del tren, opté por caminar hasta el hostel. No estaba cerca, pero me gusta recorrer las ciudades a pie para poder descubrirla lentamente. Pedí un mapa en el Centro de Información Turística, cargué la mochila sobre los hombros y comencé a andar por los Jardines de la Agricultura, los Jardines Duque de Rivas y los Jardines de la Victoria. Así llegué a la Puerta de Almodóvar (antiguamente llamada Bab al-Chawz (Puerta del Nogal)), la entrada a la Judería, ese barrio donde entre el siglo X y XV vivieron los judíos de la ciudad. Es una zona de calles angostas y casas bajas, muy antiguas y bien conservadas. Es un paseo muy interesante para conocer cómo era la ciudad en el siglo X Córdoba era considerado “el mayor centro económico y cultural de Occidente y un ejemplo de convivencia entre diferentes culturas, judíos, cristianos y musulmanes”, según Wikipedia. En este barrio también se encuentra la Mezquita (de la cual ya les hablé). Si bien existen puntos tradicionales como la Judería, la Mezquita, la Plaza del Potro, la Plaza delas Tendillas y la Plaza de la Corredera, cada rincón guarda una sorpresa. Uno puede seguir distintos circuitos señalados en los mapas...
Mezquita de Córdoba, un monumento a la tolerancia

Mezquita de Córdoba, un monumento a la tolerancia

Por: Laura Vaillard Tus ojos parpadean involuntariamente para poder acostumbrarse a la tenue luz del lugar, que contrasta fuertemente con el resplandor exterior. Una vez que tus retinas se acostumbran a esa oscuridad, volvés cerrar y abrir los ojos a fin de corroborar que estás viendo correctamente. La Catedral de Córdoba (cuyo nombre eclesiástico es actualmente Catedral de la Asunción de Nuestra Señora), en el sur de España,  está construida sobre la base de una antigua mezquita. En 1238, durante la época de la reconquista, los españoles expulsaron a los moros de la ciudad y se apropiaron de sus edificios, que con los años adaptaron para su utilización, y convirtieron la mezquita en una catedral católica. La Mezquita de Córdoba, como también se lo conoce a este edificio, es una de las construcciones centrales de la ciudad, y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Según la página oficial de la Mezquita de Córdoba, «es uno de los monumentos más importantes de la arquitectura hispano-musulmana. Fue la tercera mezquita más grande del mundo, por detrás de las de Casablanca y La Meca  pero su importancia artística, ya desde su construcción, era conocida  en todo el Oriente y el Occidente». Una vez dentro de esta Catedral-Mezquita, es impresionante ver a Jesús en la cruz enmarcado en típicos arcos arábigos, y lámparas con motivos de cruces colgadas de las cúpulas de esta misma ascendencia. Una de las paredes que más me llamó la atención era un mosaico arábigo realizado al estilo bizantino; es decir que para construir este arco utilizado originalmente para honrar a Alá (Allah) utilizaron la misma técnica que se ve en las iglesias de Ravenna y Rimini...