Despedida de Año en Lisboa: Parte I

Despedida de Año en Lisboa: Parte I

Texto y Fotos: Melina Softa Los últimos días de mi intercambio en Madrid (podés leer sobre esto en “Madrid Como una Local, Parte I y Parte II”) transcurrieron durante la época de las fiestas. Pasé Navidad en la capital española pero, para Año Nuevo, quisimos cambiar de escenario. Después de una corta búsqueda, concluimos que el lugar más adecuado era Lisboa. Reservamos un hostel, compramos boletos de tren, y armamos las valijas. Después de diez horas de sacudidas y de contorsionismos llegamos a la capital portuguesa. En la estación nos tomamos el metro hasta nuestro hostel, en Rua de São Julião. Tenía una increíble ubicación, a dos cuadras de la Praça do Comércio. Había un árbol de Navidad en la sala común, y guirnaldas en cada ambiente del edificio. Reinaba un clima festivo y hasta las calles estaban decoradas. Llovía en Lisboa, pero llevamos nuestros paraguas y salimos a caminar. Tomamos la Rua Augusta, mi favorita en la ciudad, y arribamos a la Plaza del Comercio atravesando el Arco Triunfal. Es de las plazas más lindas que he visto; los edificios que la bordean son amarillos y sus techos rojos, y entre ellos se entremeten las calles. Al traspasar la bruma, llegamos al Río Tajo, donde las gaviotas callejeaban en busca de presas. Estaba tan nublado que no se podía ver a lo lejos, y así y todo, tenía un gran encanto. A mi parecer, los días lluviosos suelen ser los más pintorescos. Desde el puerto nos fuimos adentrando y llegamos a la Iglesia Santo António. Entramos a admirar su claustro y sus ruinas, y continuamos marchando. Cada captura...

Pin It on Pinterest