De Bomba en Bomba, esta vez con Glays la bomba tucumana

De Bomba en Bomba, esta vez con Glays la bomba tucumana

Por: Laura Vaillard Cuando estaba por escribir una nota sobre mi experiencia con el grupo de percusión “La Bomba del Tiempo” me puse en contacto con Raúl Mazza, quien había dejado un comentario en mi blog anunciando la presentación de “La Bomba” en Villa del Rosario, Córdoba, para ver la posibilidad de hacerles una entrevista a los integrantes de la banda. Sin embargo, esa entrevista no se concretó porque Raúl hablaba de la otra Bomba: “Gladys, la bomba Tucumana”, conocida por su hit “La Pollera Amarilla”. No era La Bomba que esperaba, pero claro que sabía de quién hablaba: ¡Si habremos bailado sus canciones con mis primos en cumpleaños de quince y años nuevos en Córdoba y Entre Ríos! «Gladys, la Bomba Tucumana» se presentó en el Juvenil Sport Club de Villa del Rosario, provincia de Córdoba el sábado 21 de marzo de 2009. Raúl, presidente del club, mejor conocido como «El Parquecito», nos cuenta que el show comenzó a las 12 hrs con el grupo «Gozando» seguido por «Cachito Aguirre», otro grupo de cuarteto. Era la primera vez que la Bomba actuaba en «El Parquecito» ya que los organizadores intentan llevar espectáculos distintos cada año. Gladys recién salió a escena a las 5:00 a.m. «vestida con un tapado negro que llegaba a los tobillos, y debajo unos pantaloncitos negros muy al cuerpo y cortitos que la verdad le quedaban muy lindos,» según Raúl. Como nos cuenta Raúl, «la Bomba se diferencia de otros grupos porque hace un show de 1 hora a toda cumbia y finaliza, en cambio los Grupos Musicales que actúan en este Club, hacen mucho cuarteto...
Los tambores son una Bomba de Tiempo

Los tambores son una Bomba de Tiempo

Por: Laura Vaillard Los tambores son más que un instrumento; son una sensación, un estilo de vida. A uno le puede gustar el sonido de la guitarra acústica, el piano, o el saxo, por ejemplo. Es posible sentarse tranquilo a disfrutar las melodías de estos instrumentos. Sin embargo, la experiencia con los tambores es distinta. Te movilizan sin que te des cuenta… su vibración se apodera lentamente de tu cuerpo y te hace bailar aunque no lo consientas. Me pasaba en Venezuela, cuando grupos como Tambor Urbano irrumpían las fiestas con su sonoro TA-TA-TA. Era imposible quedarse quieta con ese sonido movilizante, casi hipnotizador. Lo mismo me ocurría cuando vivía en Madrid. Los fines de semana, cuando paseaba por el Parque del Retiro; el sonido de los tambores de los marroquíes que se reunían en la glorieta me atraían como si fueran el Flautista de Hamelin. Por eso, cuando me enteré de la existencia de La Bomba de Tiempo en el centro cultural Konex Buenos Aires, sabía que no me los podía perder. Me habían dicho que era una fiesta imperdible en al que nadie dejaba de bailar. Cuando llegamos al Konex, la cola para entrar tenía dos cuadras y ya se percibía la buena vibra. La audiencia incluía personas vestidas de oficina, hippies, raperos, y muchos, muchos turistas. Al contrario de lo que me habían dicho, el ritmo tardó en contagiar a las personas. Sin embargo, de a poco la música fue cobrando vida y comenzamos a bailar sin parar. Hasta el punto que cuando terminó de tocar la Bomba del Tiempo, gritamos y gritamos hasta que nos regalaron...
Arte viva en Paraty, Brasil

Arte viva en Paraty, Brasil

A partir del 2 de julio, artistas brasileros e internacionales se reúnen en Paraty para potenciar su creatividad y compartir ideas durante FLIP, un festival que fomenta la creatividad que caracteriza a esta ciudad que concentra una comunidad de reconocidos artistas plásticos durante todo el año.

Soñando ser Bailarina de Comparsa en Gualeguaychú

Soñando ser Bailarina de Comparsa en Gualeguaychú

Por: Laura Vaillard Fotos por Marina Parón (Buenos Aires, Argentina) Cuando era pequeña soñaba con ser bailarina de comparsa, y aunque este fin de semana no cumplí mi sueño, estuve bien bien cerca. El viernes a la noche, después del trabajo, nos dirigimos hacia Gualeguaychú, Entre Ríos, Argentina, en el auto de una amiga por la Ruta Nacional N12, también conocida como “La Ruta de la Muerte.” “Cuidense bien.” “Manejen con Cuidado,” nos repetían con frecuencia antes de salir. Pero por suerte, el camino estuvo tranquilo. Eso sí, apretujados en el auto, con horas de cola y camiones a velocidades sorprendentes, pero con menos autos pasándote por la banquina que en la Ruta 2 camino al Partido de la Costa. Apenas llegamos fuimos a buscar las llaves de nuestra “casa”, o mejor dicho “polcilga”, un cuartucho-sauna con dos cuchetas (bunk beds, camas marineras), una cocinita y un baño en el que no funcionaban las canillas: para poder usar el inodoro debíamos abrir la llave de paso para que se llene el tanque, sin embargo, no la podíamos dejar abierta mucho ti empo porque perdía el lavamanos y sino se inundaba el baño; y para rematar, de la ducha, sólo salían un par de gotas, por lo que era necesario lavarse el cabello en la pileta de la cocina.¡Vaya joyita de alojamiento! Para aprovechar la noche, salimos a caminar un rato en busca de un sitio que nos sirviera algo de comer a la una de la mañana.Por suerte, encontramos una pizzería que todavía estaba abierta.Allí nos refrescamos y nos quitamos el hambre con unas cervezas bien frías y unas crocantes pizzas a la piedra. Así nos prepararnos para comenzar la noche y bailar...