Desnudada por Miradas en Kuala Lumpur

Desnudada por Miradas en Kuala Lumpur

Artículo publicado también en el Suplemento de Viajes de Clarín: Malasia Con cada paso que daba aquellos hombres me desnudaban con sus miradas. Me sentía expuesta, desprotegida, vigilada por esas miradas posesivas. Esa noche, me encontraba incómoda caminando por la calles de Kuala Lumpur, un sentimiento inusual en una ciudad donde no hay que preocuparse por la inseguridad. Alguna vez me había sentido asqueada caminando por la ciudad, por el olor a excremento mojado que emana de las rejillas de los drenajes colocadas sobre las veredas, pero insegura jamás. Peculiarmente, Kuala Lumpur es la anfitriona permanente de tres culturas (malaya, china e hindú), que interactúan diariamente de manera pacífica. Según la Constitución Malaya, los bumiputras, son los verdaderos malayos, aquellas personas que “profesan el Islam, hablan bahasa melayu habitualmente, conservan las tradiciones malayas, y poseen por lo menos un padre nacido dentro de la Federación de Malasia antes de la independencia del 31 de agosto de 1957.” Aunque la Constitución no lo especifica, las mujeres bumiputra cubren sus cuerpos con vestidos largos de manga larga, decorados con enormes flores coloridas, y escoden sus cabellos con pañuelos que combinan con su vestimenta. Por otro lado se encuentran los chinos, una minoría omnipresente en el ámbito comercial y culinario que se comunican entre ellos en mandarín, practican el budismo y el taoísmo, y pasean libremente por la ciudad luciendo moderna ropa occidental, con cortes originales y peinados estrafalarios con excesivo fijador. Finalmente, están los hindúes, con menor presencia en la ciudad, conformando aproximadamente el 10 por ciento de la población, que añaden diversidad con sus palabras en tamil, hindi y malayalam,...

Pin It on Pinterest

Subscríbete a nuestro Newsletter

Únete a nuestro newsleter y recibe las últimas historias de viajes para inspirarte a descubrir el mundo.

You have Successfully Subscribed!