Tan lejos estando tan cerca

Tan lejos estando tan cerca

FOTO DE VIERNES Por: Laura Vaillard Eso fue exactamente lo que sentí en cuanto comenzaron a rugir los motores de ese Buquebus que se dirigía de Buenos Aires a Montevideo. Cuando era chica, había estado en Uruguay de vacaciones varias veces. Habíamos pasado por Punta del Este, Punta Colorada, Montevideo, La Paloma. Es más, recuerdo que en Colonia fue donde nació mi amor por la fotografía. No tenía más de 10 o 12 años y habíamos subido a conocer el faro con mis padres. En un momento, atravesamos un portal que enmarcaba perfectamente el faro y sentí la necesidad de conservar esa imagen. Le pedí a mi papá que me esperara, le arrebaté la cámara de rollo a mi papá y apreté el gatillo para guardar ese esa imagen mágica. Esa escena se mantenía tan viva en mi memoria que no había caído en la cuenta de lo poco que conocía sobre Uruguay. ¡Ni siquiera me acordaba dónde se tomaba el Buquebus! Ni bien me senté frente la ventana para ver cómo se aleja la orilla, comencé a sentir esa ansiedad mezclada de euforia contenida que genera la novedad. El viaje hasta Colonia (de tan sólo una hora) se me pasó volando y la terminal de omibus me pareció hermosa (sobre todo cuando tomamos de referencia a Retiro, la estación de Buenos Aires). Me embriagaba la alegría de un mundo nuevo. Tras tan sólo dos días, y más de 350 fotos, estas semanas les estaré contando cómo nos fue en este viaje a un universo desconocido a tan sólo 58 kilómetros de distancia (si medimos de orilla a orilla,...
Uno de los gemelos iluminados

Uno de los gemelos iluminados

Por: Laura Vaillard El Palacio Salvo, ubicado en una de las esquinas de la Plaza Independencia de Montevideo, Uruguay, es el edificio gemelo del Palacio Barolo sobre Av. De Mayo en Buenos Aires, Argentina. La obra inspirada en la Divina Comedia de Dante Alighieri, fue ideada por el arquitecto italiano Mario Palanti (1885-1979). En Uruguay, fue construido por los hermanos Ángel, José y Lorenzo Salvo, mientras que en Argentina fue edificado por el productor agropecuario Luis Barolo. Primero, se construyó el Palacio Barolo (1919); un “edificio inteligente” de 100 metros de altura (incluyendo sus 22 pisos y dos subsuelos), un faro giratorio de 300.000 bujías que lo hacía visible desde Uruguay, dos montacargas y nueve ascensores ocultos que el mismo Barolo utilizaba para desplazarse por el edificio sin ser visto por otras personas. Por muchos años fue considerado el edificio más alto de Latino américa. En 1928, se terminó de construir el Palacio Salvo, un gemelo un poco más bajo, que con sus 95 metros de altura se convirtió en el segundo edificio más alto de la región hasta 1935 cuando fue desplazado por el edificio Kavanagh, frente a la Plaza San Martín en Buenos Aires. Cuentan que originalmente el Salvo fue construido para funcionar como hotel, pero muy pronto se convirtió en un edificio residencial. Aunque el “puente de luz” que unió alguna vez a estos dos faros y a estas dos ciudades se ha roto, estas originales piezas de arte adornan las dos capitales, atraen a los turistas y sirven para recordar la prosperidad de los primeros años del siglo XX. Artículos relacionados: Palacio Barolo: el faro olvidado...
La Murga Uruguaya es un plato que se come en vivo

La Murga Uruguaya es un plato que se come en vivo

Por: Laura Vaillard Carnaval es Brasil, es Nueva Orleans, es Venecia, pero también es Uruguay, un país pequeño donde la pasión es grande. Brasil se destaca por sus plumas y brillos, Nueva Orleans por sus los collares (“beads”) con sonido a Jazz, y Venecia por sus máscaras, que ayudan a esconder la identidad ya que como dice el dicho, “todo vale la noche de Carnaval”. Por su parte, Uruguay convirtió las quejas en todo un arte. Tomó como inspiración las chirigotas de las Islas Canarias de España, y se hizo conocido por sus murgas, un género que fusiona la música, el teatro y el baile. Cuentan que esta representación artística nació a comienzos del siglo XX para parodiar a La chirigota española “La Gaditana”, que tuvo que salir a hacer shows en la calle para poder regresar a su país luego de una gira poco exitosa. Con los años, el género fue evolucionando añadiendo más color, condimentos de candombe e instrumentos locales como el bombo y el redoblante. Hoy en día, los uruguayos esperan las celebraciones de Carnaval para escuchar los cantos de denuncia de las murgas que entonan observaciones muy precisas y se burlan de ellos mismos, de sus dirigentes, de sus tradiciones y sus mañas, y de los famosos, que también caen en la volteada. Transmiten una alegría melancólica que recuerda, ironiza y sintetiza los momentos más destacados del año y a su vez hace conjeturas de lo que está por venir. Es el arte de quejarse en su máxima expresión. Una cosa es escucharlo, y otra cosa es disfrutar del show Muchas veces había escuchado hablar...
Montevideo tiene su propia Florencia

Montevideo tiene su propia Florencia

Por: Laura Vaillard El amor es universal, y en todas partes del mundo las persona buscan fórmulas para lograr que ese sentimiento dure toda la vida. Los enamorado conocen bien que si van a Florencia, Italia, colocan su candado sobre el Ponte Vecchio y tiran su llave al Río Arno, su amor será eterno. Sin embargo, también fueron advertidos de que es una tradición poco augurada por la policía local, ya que desde hace años cobra una cuantiosa multa a aquellos que quieran celebrar esta tradición. Lo que muchos amanes no saben, es que Montevideo, Uruguay recreó su propio rincón de Florencia: la Fuente de los Candado, sobre la Av. 18 de Julio. Allí, las parejas de románticos todavía pueden escribir sus iniciales sobre el candado, dar vuelta la llave y tirarla dentro de la fuente para inmortalizar su amor. Ahora ya saben la respuesta, del adivina adivinador de ayer 🙂 Dónde está...
Página 3 de 41234

Pin It on Pinterest

Subscríbete a nuestro Newsletter

Únete a nuestro newsleter y recibe las últimas historias de viajes para inspirarte a descubrir el mundo.

You have Successfully Subscribed!