Espíritu Navideño de los Alemanes en el Christkindlesmarkt

Espíritu Navideño de los Alemanes en el Christkindlesmarkt

En diciembre aflora mi espíritu navideño y reviven mis recuerdos de mis viajes a Alemania.

Antes de visitar Alemania, pensaba que era un país gris y frío, con un idioma duro y cortante. Sin embargo, estos preconceptos erróneos se desmoronaron rápidamente al aterrizar en territorio germano.

Como imaginaba, cuando llegué a Dresden, estaba lloviendo y hacía frío. Pero como todo estaba adornado con luces y motivos navideños, hasta Prager Strasse, la zona más fea de Dresden construida durante el período de Stalin, se veía bonita y alegre.

Siguiendo los adornos de navidad, llegué al centro de la ciudad donde se desplegaban los puestos del Christkindlesmarkt, el mercado de navidad. Cada local vendía cosas diferentes: desde Lebkuchen (galletas de jengibre), Mandeln (almendras tostadas), perros calientes con diversos tipos de salchichas, sauerkraut (repollo fermentado), hamburguesas de cordero y otros productos no comestibles como velas aromáticas, adornos de madera, y juguetes artesanales, entre otras cosas.

A pesar de la gran variedad de puestos, mi favorito era sin duda el puesto que vendía Gluhwein (un dulce vino caliente) y Feuerzangenbowle (otra bebida caliente a base de ron). Mmmm. Todavía puedo sentir el aroma que emanaba de las ollas donde los cocineros mezclaban el vino con varias especies. Bastaba con un sordo de alguna de estas bebidas calientes para aplacar el intenso frío alemán.

Aunque este año estaré en Argentina para esta época, y no necesitaré una bebida caliente para conservar el calor, espero que consiga disfrutar de un espíritu similar al que se vive en las calles alemanas en estos días.

Seguime en:

Vida Surrealista de Un Viajante Sin Guía

1 comentario

Deja una respuesta