Foto de viernes: Londres, una ciudad donde no existe el aburrimiento