Recibiendo el año escalando los Vallecitos de Merlo, San Luis, Argentina

Recibiendo el año escalando los Vallecitos de Merlo, San Luis, Argentina

Escrito por Laura Vaillard y Diego Jarlip (Buenos Aires, Argentina)

Año Nuevo suele ser sinónimo de fiesta, alcohol, fuegos artificiales y diversión. Aunque no para todos, este año tocó aventura, tranquilidad, deporte y libertad en Merlo, San Luis, Argentina.

Merlo, el principal destino turístico de la provincia de San Luis, está ubicado a 751 km de Buenos Aires por la Ruta Nacional 8, y es el paraíso de los aventureros ya que se puede escalar, nadar, hacer trecking, parapente, montañismo, mountain biking, diving y pesca de trucha con mosca, entre otras cosas.

Los meteorólogos dicen que la ciudad goza de un microclima particular templado y seco, aún en invierno. Sin embargo, este “microclima” no perdura todo el año ya que en diciembre es época de intensas lluvia.

 

Primer Destino (Vallecitos, Merlo)

Aunque decimos que fuimos a Merlo, en realidad sólo pasamos por la ciudad, hicimos las compras de supermercado y nos escapamos hacia las montañas. Merlo comparte las sierras con Córdoba y es aquí, entre Merlo por parte de la provincia de San Luis y el Valle de Calamuchita en representación de la provincia de Córdoba, que estuvimos aventurando.

Rutas de ripio por medio de la sierra nos llevaron a tres zonas del Cerro Áspero. Las primeras noches dormimos en Vallecitos. Es un lugar muy bien cuidado, con duchas con agua caliente y un refugio remodelado con heladera, parrilla y colchones para dormir. Es un poco caro para ser un camping ($40 por persona), pero es el mejor de la zona.¡Todo un lujo para una salida de campo! Así que no nos podemos quejar. Además, gracia a que el generador de luz era con nafta pudimos mantener frías nuestras provisiones: el corderito, la manteca y ¡a no olvidarse del champagne destinado a disfrutarse a las 12 entrando al nuevo año!

La primera noche, la celebramos a todo trapo, con un corderito de ocho kilos que fuimos cocinando a fuego lento en aproximadas 5 horas, al ritmo de las guitarras y los tambores, mientras saboreábamos unos ricos vinos tintos que nos alegraban la espera.

Juan, el empleado del lugar nos había dado un chimichurri con especias de la zona como romero, hierba buena y orégano, y entre otros, que utilizamos para ir rociando el cuero del corderito que iba tomando gusto y aroma a medida que pasaba el tiempo.

Como era de esperar, el corderito estaba exquisito, si a eso sumamos unos muy buenos vinos que habíamos elegido para la ocasión (unos Cabernet Sauvignon Rutini y Trumpeter), comimos tan bien que nos hizo pensar que el año ya estaba comenzando con todo. Por eso a las 12 brindamos a la luz del fogón con el champagne destinado para la ocasión mientras que desde nuestro refugio observábamos como en este año nuevo los fuegos ratifícales habían sido reemplazados por el salpiqueteo de las gotas de lluvia en medio de una sierra. ¿Nada mal, no?

 

Días posteriores

Durante el día recorrimos los arroyos cercanos al refugio. A tan sólo media hora de caminata confluyen dos causales que forman un río con una cantidad de agua importante. Algunos aprovecharon para desenfundar su caña de mosca y otros salimos a caminar para ver si en los pozones del río se podían armas psicobloc, que es una modalidad de escalada sin soga, donde si el agua amortigua la caída; una experiencia única y adrenalínica (uno juega con la adrenalina de escalar más el nerviosismo de caerse al agua fría).

Por razones de mal tiempo otra vez dormimos en el refugio, aunque no llovió, garantizó una linda noche tranquila para poder recibir el próximo día con igual ganas que el anterior.

 

Segundo Destino: Vallecitos Rústicos

Esta vez le tocó a Vallecitos Rústicos ser la locación de nuestro segundo día por las sierras.

Vallecitos Rústicos (así lo denominamos nosotros, ya que no tiene un cartel) se ubica un poco más adelante por el mismo camino de ripio, allí se juntan dos ríos que descienden por las laderas de la sierra, y fuimos a conocer unas cascadas que hacían unos pozones hermosos donde nos zambullimos y pasamos todo el día entre el sol, mates, pesca y cascadas.

 

Cómo llegar según www.incaucaturismo.com/

Desde Buenos Aires hay que tomar la RN 8, desde Buenos Aires comienza en el Acceso Norte, Pilar, Pergamino, Venado Tuerto, hasta Río Cuarto y desde allí por RP 1 hasta la Villa de Merlo);

Merlo queda a: 751 km de Buenos Aires; a 250 km de la ciudad de Córdoba; a 650 km de Rosario; a 460 km de Mendoza y distancias similares desde San Juan y La Rioja.

Artículos Relacionados:

 

lvaillard

Vida Surrealista de Un Viajante Sin Guía

6 comentarios

Soy Cordobés, y aclaro que Merlo es una hermosa localidad turística de San Luis, pero desde la cresta de las sierras de Comechingones (hito que divide ambas provincias) hacia el este comienza la provincia de Córdoba y el departamento Calamuchita propiamente dicho con todos los sitios cercanos para visitar, por lo que Los Vallecitos están enclavados en la Provincia de Córdoba, ademas se puede acceder a este destino desde el lado este de las sierras del sur provincial, por detrás del dique de Embalse de Río III por camino de ripio en excelentes condiciones. Aclaro esto porque según la nota daría la impresiono que este territorio perteneciera a la provincia de San Luis lo que no es así.

Deja una respuesta