La belleza logró el papel protagónico en Nueva Zelanda