Astronautas del Mar de Sal

Astronautas del Mar de Sal

Antes de visitar el Mar Muerto, uno escucha miles de historias, y todos hablan sorprendidos de “que flotas”. Pero nunca entendía la emoción de la experiencia. Osea, si llenás la barriga con aire, prácticamente puedes flotar en cualquier mar, lago, o pileta, incluso, hasta en una pelopincho.

Sin embargo, una vez que llegas al Mar Muerto ((en hebreo: יָם הַ‏‏מֶּ‏‏לַ‏ח, Yam Hamelaj, es decir, Mar de Sal) y sumerges el pie en el agua, se detiene el tiempo; dejas de caminar para suspenderte en una densa masa de agua salada. Al igual que en el espacio, en el Mar Muerto tu cuerpo pierde el sentido de la gravedad y es difícil mantener los pies sobre la tierra.

Por si fuera poco, el agua es caliente. Es como entrar a un jacuzzi gigante sin tener que preocuparse de encoger las piernas. Además, las sales trabajan sobre tu cuerpo dejándote la piel sumamente sedosa. Uno sale del agua con la sensación de haber pasado por un spa: ¡relajado y renovado! Es una emoción absolutamente fascinante e incomparable.

Algunas curiosidades del Mar Muerto

  • En realidad se trata del Lago más salado del mundo. De hecho, los griegos lo llamaban lago Asfaltites.
  • Es el lugar más bajo del mundo; se trata de una depresión a 416,5 metros por debajo del nivel del mar.
  • Es de agua caliente, casi tan caliente como un jacuzzi: 25°C en promedio, y la superficie puede llegar a medir hasta 35°!
  • Todos pueden flotar, no hace falta saber nadar. Hasta pudimos comprobarlo con una turista rusa que se nos acercó aterrorizada y salió fascinada tras haber podido tirarse panza arriba sin esfuerzo.
  • El agua es muy buena para la piel. Es una zona muy famoso para tratamientos para la psoriasis, por ejemplo, e incluso para aliviar problemas reumáticos.
  • La arena del fondo, es realmente sal. Al ingresar a agua, uno siente que la arena debajo de sus pies es distinta, y es porque en realidad es sal.

Deja una respuesta