Planchas marchitas, reflejo de una pareja en crisis

Planchas marchitas, reflejo de una pareja en crisis

Teatro Buenos Aires. El director Ivor Martinic viajó especialmente a Buenos Aires para presentar “Sería una pena que se marchitaran las plantas”, en Moscú Teatro. En esta nueva aventura lo acompañan el actor argentino Victorio D´Alessandro y la actriz catalana Julia Ferré. 

Dicen que preservar una relación es parecido a cuidar una planta: es necesario regarla seguido, no darle agua de más, pero tampoco poca. Prestarle atención, dar la luz adaptada a la necesidad de cada especie. Porque no todas las plantas son iguales, así como tampoco las personas.

Los protagonistas están pendientes de analizar hasta el cansancio cómo fue que su relación se quebró, mientras intentan que al menos puedan salvarse las plantas.

Esta pieza teatral había sido ya estrenada en Barcelona y en Croacia. Martinic, que comenzó a ser conocido en la Argentina con el estreno de “Mi hijo sólo camina un poco más lento”, regresó en el  papel de actor, director y guionista. 

Toda la gira argentina se realiza en colaboración con la asociación artística TeaCro, para promocionar obras de teatro croata en países hispanohablantes. Es interesante poder escuchar diferentes voces y tonos representados por las diferencias de lenguas en cada región.

La propuesta posee una forma original en la que se rompe con el contrato de la ficción en la que el público es un “espectador”, para pasar a un rol activo, con posibilidad de interactuar.

Hay una mezcla entre la improvisación y un guión calculado, donde no se sabe a ciencia cierta donde empieza lo primero y donde termina lo segundo. La obra tiene una estructura abierta, producto de una colaboración entre los actores y el director. Cada puesta en escena es distinta (el nombre que tienen los personajes hoy puede ser otro en la próxima función).

Una ruptura amorosa. Una crisis que comienza porque uno de los personajes no logra acordarse de un acontecimiento muy importante para el otro. A través de los recuerdos y la historia narrada a dúo, es posible tanto reconstruir como revivir la relación desde el inicio hasta el supuesto fin. Así logran emocionarnos, conmovernos y hacernos rogar que las luces no se apaguen y que las plantas vuelvan a estar sanas.  

Web de T25, compañía teatral fundada por Ivor Martinić: https://www.facebook.com/t25uo

Ficha artística-técnica
Autor: Ivor Martinić
Traducción: Nikolina Zidek
Actúan: Victorio D’Alessandro, Júlia Ferré
Fotografía: Claudia Pons Bayen
Diseño gráfico: Guillermo Miranda
Prensa: Marisol Cambre
Producción: T25
Director: Ivor Martinić

Moscú teatro 

Ramírez de Velasco 535

Escrito por Antonella Fiacco

Deja una respuesta