Mar con sabor a lágrimas

Publicado el Por Laura Vaillard

Por: Laura Vaillard

playa vidasurrealista 6

Extrañamente, en Rio de Janeiro me siento como en casa. Es mi Caracas adoptiva. Es una ciudad que me abraza y me ayuda a revivir todos los lindos momentos de mi adolescencia: desayunos mirando las montañas, escapadas a la playa los fines de semana y ese folklore menos alegre compuesto por cerros que titilan de noche para luego transformarse en tristes caseríos con la primera luz del alba.

Esta vuelta, en Rio, también recordé lo que se siente disfrutar del mar. Pies descalzos sobre la arena que cruje mientras caminas. Olas que se acercan tímidamente a refrescarte los pies con la temperatura justa, sin estremecer tu cuerpo de frío. Zambullidas enaguas que se dejar mirar, tan transparentes que no esconden todo lo que tienen para mostrar. Espuma que te peina el pelo y lo aclara con cada caricia.

No obstante, mientras olía el viento con los ojos cerrados esperando que el sol me secara, una gota de mar rozó mis labios para recordarme por qué prefiero las montañas: el mar inevitablemente me sabe a lágrimas y llena la boca de melancolía.

playa vidasurrealista 13

playa vidasurrealista 14

playa vidasurrealista 12

playa vidasurrealista 11

playa vidasurrealista 10

playa vidasurrealista 9

playa vidasurrealista 8

playa vidasurrealista 7

playa vidasurrealista 5

playa vidasurrealista 2

playa vidasurrealista 3

playa vidasurrealista 1

Dónde está ubicado:

Rio de Janeiro

2 comentarios en “Mar con sabor a lágrimas”

Deja una respuesta