Salento, el rincón colombiano donde la magia se hizo color

Salento, en el departamento en Colombia es un caleidoscopio vivo en el centro-este de Colombia, en el eje cafetero de este país al norte de Sur América. Es una ciudad pequeña, sumamente ordenada y colorida.

Parece construida por un artesano y decorada por un hada detallista. Es como si fuera un set prefabricado para una película donde cada objeto está ubicado en el lugar indicado para crear la imagen perfecta. Los colores irradian de las paredes dándoles brillo propio cuando el sol se esconde detrás de las nubes.

Está ubicada a tan solo 24 km de Armenia la capital del departamento de Quindío y su población no supera los 10 mil habitantes. La mayoría de ellos vive de labores relacionados con la producción del café o el turismo. Por eso allí, además de disfrutar de una deliciosa taza de café, y de jugos de frutas poco usuales en otras partes del mundo como el tomate de árbol, la guanábana y lulo, entre muchos otros, también pueden pasear por el pueblo y comprar alguna artesanía original de la región.

Quiero destacar este último punto, ya que realmente tienen objetos únicos y a precios más accesibles que en otras localidades. Aprovechen y no hagan como nosotros que dejamos pasar la oportunidad y no volvimos a encontrar nada igual.

Ya saben, si visitan el Eje Cafetero Colombiano, agreguen la localidad de Salento a su lista, un lugar donde la magia se hizo color.

Texto y fotos: Laura Vaillard

Trackbacks/Pingbacks

  1. Chachapoyas, la ciudad peruana con aire a Sevilla | VidaSurrealista - […] Sus pintorescas callecitas con balcones floridos recuerdan un poco a Sevilla, España y otro poco a Salento en el…

Enviar comentario